La fe inunda el desierto: líderes de varias religiones afirman que la ayuda humanitaria es un imperativo moral

Aproximadamente 60 defensores y líderes religiosos de todo Estados Unidos se unirán a No Más Muertes en Ajo, Arizona el domingo 5 de agosto para llamar la atención sobre la criminalización de la ayuda humanitaria y la crisis de muerte y desaparición en el oeste desierto (que se extiende entre Ajo y la frontera México-EE. UU.). Estos líderes de fe vienen a solidarizarse con los trabajadores de ayuda humanitaria y los residentes locales que afirman su derecho a proporcionar ayuda humanitaria en las zonas fronterizas.

Nueve voluntarios de No Más Muertes están siendo enjuiciados por su trabajo en el oeste del desierto. Estos cargos se presentan durante un ataque nacional contra asilados y refugiados, la represión de los trabajadores de ayuda humanitaria y un aumento en la deportación y el encarcelamiento de las comunidades marginadas.

«Las muertes de migrantes en la frontera del suroeste de EE. UU. son una realidad continua en 2018 y proporcionar ayuda humanitaria se está tratando como un delito», dijo Alicia Dinsmore, voluntaria de No Más Muertes desde hace mucho tiempo. «Todos y cada uno de nosotros tenemos el derecho fundamental de dar y recibir ayuda para salvar vidas sin miedo a la persecución».

La reunión es una colaboración entre No Más Muertes, el Comité de Servicio Unitario Universalista y la Asociación Unitaria Universalista, que involucra a líderes y miembros de muchas confesiones de todo Estados Unidos.

«Como personas de fe, existe una obligación intrínseca de ayudar a los necesitados y proteger y afirmar la dignidad y la belleza inherentes de cada vida humana», dijo Mary Katherine Morn, directora ejecutiva y presidenta del Comité de Servicio Unitario Universalista. «No podemos, y no permitiremos, que la política partidista basada en el racismo, la xenofobia y el nacionalismo dobleguen nuestra brújula moral en otra dirección para no ver la injusticia».

«Pasé nueve años en Arizona abogando por los derechos de los inmigrantes y presenciando la miríada de injusticias contra ellos en nombre de ‘seguridad’ y ‘protección'», dijo la reverenda Susan Frederick-Gray, presidenta de la Asociación Unitaria Universalista. «Regresaré a Arizona este fin de semana porque mi conciencia y mi fe exigen que lo haga y para llamar la atención sobre la abyecta deshumanización de los seres humanos y la insensibilidad con que se trata su sufrimiento».

Los organizadores piden que se retiren todos los cargos actuales contra los trabajadores de ayuda humanitaria y que los administradores de las tierras del desierto del oeste garanticen que se permita la respuesta humanitaria civil en tierras públicas sin temor a hostigamiento o persecución. Por favor, apoye nuestra llamada a #dropthecharges y afirme que las personas que llegan a nuestra frontera se merecen el encuentro con #waternotwalls.