#RetírenseLosCargos

El enjuiciamiento de los/las que proveen ayuda humanitaria es una intensificación de la guerra del gobierno estadounidense en contra de las personas sin documentos. En última instancia, nosotros/as en No Más Muertes luchamos por un mundo en que nuestra organizacion ya no exista porque ya no habrá personas muriendo en nuestras/os patios traseros debido a politicas asesinas en la frontera. El gobierno está luchando por un mundo en que no existamos porque se ha convertido en una actividad delictiva brindar atención a los migrantes. Asegurémonos de que el mundo que quieren nunca llegue a ser. Únase a nosotros/as para exigir que el Departamento de Justicia #RetireLosCargos contra todos/as los/as trabajadores de ayuda humanitaria.

Cargos por Delitos Menores

En enero del 2018, nueve voluntarios de No Más Muertes, incluso Scott Warren, fueron convocados a la corte por cargos menores proveniente de su trabajo proporicando ayuda humanitaria en el desierto occidental de Arizona. Los cargos incluyen: el Abandono de Propiedad Personal, Entrar en un Área Silvestre Sin un Permiso, y Conducir en un Área Silvestre. Cada voluntario/a se enfrenta a una multa de $5,000 dólares y hasta seis meses en prisión si es condenado/a.

Cargos por Delitos Graves

El 17 de enero del 2018 No Más Muertes publicó la segunda parte de nuestra serie de informes Los Desaparecidos. La primera parte expone los métodos letales de aprehensión utilizado por la Patrulla Fronteriza. La segunda parte se trata de la interferencia rutina con operaciones de ayuda humanitaria por parte de la Patrulla Fronteriza. Un video vinculado con el informe, que muestra agentes de la Patrulla Fronteriza destrozando nuestros puestos de ayuda humanitaria, se hizo viral con mas de 14 millones de vistas.

Ese mismo día, la Patrulla Fronteriza invadió nuestro base de ayuda humanitaria en Ajo, Arizona y arrestó dos personas recibiendo asistencia médica y Scott Warren, un voluntario de No Más Muertes. La Patrulla Fronteriza pretende que su presencia ese día fue parte de una “tocar y hablar” ordinaria, pero mensajes de texto liberado como parte del proceso judicial revelan que por lo menos ocho oficiales distintos rodeó y vigiló nuestro base por horas antes de que se acercaron.

Scott ha sido acusado con dos cuentas de delito grave por encubrimiento y una cuenta de conspiración bajo 8 U.S.C. 1324. Si es condenado por los tres cargos y dado sentencias consecutivas, Scott enfrenta hasta 20 años en una prisión federal. El juicio de Scott se encuentra actualmente en la etapa de mociones y hasta el momento no se ha establecido una fecha firme para la prueba.

En junio del 2018, abogadas/os de todo el país archivó un breve en su caso en apoyo del argumento de que las acciones por la cual Scott está siendo procesado constituyen una parte tan profundo y duradero de su brújula moral que el gobierno está violando su libertad religiosa mediante las presentación de cargos. La Ley de Restauración de Libertades Religiosas (RFRA por sus letras en inglés) proteje el derecho de personas actuar conforme a sus creencias éticas y espirituales profundamente sostenidos y ser libre de enjuiciamento federal por hacerlo. La ley tiene un vasto y fascinante historia de jurisprudencia – de siendo utilizado para mantener el acceso de personas nativas a practicar sus ceremonias tradicionales hasta permitir que empleadores puedan ignorar el mandato de ofrecer contraceptivos dentro del Ley de Asistencia Asequible. Esta es la primera vez que se está siendo invocado dentro de la lucha por la justicia de los inmigrantes.

En audiencias de mociones previas al juicio, Scott Warren ha testificado que, a él, «Proveer ayuda humanitaria es un acto sagrado.» Él también describió cómo devastado espirtualmente ha sido cuando ha econtrado restos humanos en el desierto: «»El trabajo que hacemos de encontrar, trabajar para identificar, y recuperar las personas que han muerto es una de las cosas mas sagradas que podemos hacer como trabajadores de ayuda humanitaria en Arizona del sur y en el desierto… Somos testigos y estamos presentes para las personas y para sus familias, los que que han muerto y han perecido.» Cuando fue preguntado por qué corría el riesgo de violar la ley al proporcionar agua, comida y ropa a los migrantes en el desierto, él testificó, «Basado en mis creencias espirtuales, estoy obligado a actuar. Me siento atraído por actuar. Tengo que actuar cuando alguien está en necesidad.»

Scott no está solo en esta creencia. Todas/os en No Más Muertes nos mantenemos firmes en nuestra convicción de que cuidar al prójimo en su momento de necesidad es un mandato moral, ya sea que el mandato viene de Dios por encima o por nuestra propia brújula espiritual interna. A medida que el gobierno de los Estados Unidos continúa amplificando la represión y la depravación en su tratamiento de los migrantes, miembros de la comunidad sin estatus, y las/os que están en solidaridad con ellas/os, continuaremos resistiendo la criminalizción de migración y de ayuda humanitaria y luchando por un mundo en que paz, justicia, y la dignidad humana son sacrosantos por, y para, todos y todas.